En las franquicias Häagen-Dazs los consumidores pueden encontrar 24 sabores, de los cuales 16 son exclusivos de las tiendas de la cadena. También ofrecen una amplia gama de pastelería propia y café de alta calidad, así como recetas diseñadas para disfrutar en un ambiente relajado e informal. Fueron los arquitectos ingleses de Redjacket quienes trasladaron los valores de la marca –autenticidad, lujo, confort y, sobre todo, calidad– a una tienda que pudiera compartir fachada con las más lujosas marcas de moda.

Häagen Dazs se introdujo en España en 1992 y actualmente cuenta con 87 tiendas entre España y Portugal y con más de 900 tiendas en más de 54 países, que se dividen en cuatro categorías según el tamaño del local y el tipo de servicio.

P2X8230 OK R

Sus orígenes

La historia de esta marca empieza en 1921, cuando Reuben Mattus, un joven emprendedor que empezó trabajando en el negocio heladero de su madre vendiendo helados de fruta y de crema con un carro por las calles del Bronx de Nueva York, decidió crear el mejor helado posible con los ingredientes más puros. Su negocio fue creciendo a lo largo de los años 30, 40 y 50 hasta que, en 1960, apoyado por su esposa Rosa, decidió crear una nueva compañía y denominó a su nueva marca Häagen-Dazs. La idea implícita en la elección de estas dos palabras era sugerir una procedencia escandinava al público estadounidense, a la vez que transmitir una aura de tradición y artesanía.

Häagen-Dazs comenzó con solo tres sabores: vainilla, chocolate y café. Y la pasión de Mattus por la calidad pronto le llevó a todos los rincones del planeta. Las recetas únicas de sus helados incluían chocolate negro de Bélgica y vainilla procedente de semillas recogidas a mano en Madagascar, creando deliciosas e inconfundibles experiencias de sabor. Dos años después, incorporaría a su gama el sabor de fresa, buscando la forma de poder mantener dentro del helado un sabor de fruta como recién cortada y logrando conseguir que la fruta no tuviera consistencia congelada o cristalizada; esta técnica fue patentada y ahora la utiliza Häagen-Dazs de manera exclusiva para la fabricación de todos sus helados con base de frutos rojos.

Vanilla Caramel Brownie masked.ashx

La cremosidad de sus helados fue otra de las causas de su éxito. Sus helados son bastante densos (en su producción no llega a incorporarse mucho aire y como emulgentes solo se usan huevos; no se usa goma guar) y tienen un alto contenido en mantequilla.

De este modo, la historia de la producción de un helado increíblemente rico y cremoso se extendió rápidamente y la marca consiguió fieles seguidores. Aunque al principio solo estaba disponible en tiendas gourmet en Nueva York, pronto extendió su distribución y hacia 1973 los productos de Häagen-Dazs se disfrutaban en todo Estados Unidos. Más tarde, en 1976, Doris, la hija de Mattus, abrió la primera tienda Häagen-Dazs en Nueva York. Fue un éxito inmediato y su popularidad trajo como consecuencia la rápida expansión de las tiendas Häagen-Dazs por todo el país.