La meca de la extravagancia en el mundo de la franquicia es, sin duda, Estados Unidos. Allí se pueden encontrar negocios que cubren cualquier tipo de necesidad o capricho.

La habitación de la ira

Aplacar el estrés diario destrozando una habitación y sus enseres con un bate, con un mazo o con un palo de golf. Ese es el servicio que ofrecen las franquicias de Anger Room desde el año 2008. Incluso preparan personalizaciones bajo petición para recrear, por ejemplo, la oficina donde trabaja el cliente.

Carne seca

Los gastrónomos más audaces pueden atreverse con las tiendas de Beef Jerky Outlet, un negocio especializado en vender más de 200 variedades de carne seca, incluyendo especies tan exóticas como el cocodrilo o el canguro.

Limpiando la huella del crimen

El crimen o, mejor dicho, sus consecuencias también es objetivo de las franquicias. Y así lo demuestra Bio-One, especializada en la limpieza de escenas de crímenes, descontaminando, eliminando olores y limpiando a fondo. En Estados Unidos este tipo de empresas han vivido un boom desde finales del siglo pasado y actualmente superan las 800 en ese país.

Redecorando tu… garaje

En un país donde más de 67 millones de hogares unifamiliares tienen un garaje propio, no era de extrañar que este lugar sea algo más que un sitio donde guardar el coche. Muchos se han reconvertido en una extensión de la casa; para ayudar en esa transformación, nació Garage Experts. Sus franquiciados ofrecen servicios tan variados como instalación de revestimientos, estantes, estudios de decoración personalizados y un largo etcétera.

Escuelas de natación muy británicas

Cuando la excampeona de natación inglesa Rita Goldberg se retiró, quiso seguir con su pasión a través de su propia escuela de natación para niños. Cuando emigró a Estados Unidos, en 1991, decidió franquiciar su negocio con el nombre de British Swim School. Hoy en día, ya existen más de 80 franquiciados con sus propias piscinas en Estados Unidos e, incluso, Turquía.

Helados muy, muy fríos

Hacer y vender helados no es una novedad. Pero si se diseña una puesta en escena espectacular y los helados se realizan en nitrógeno líquido todo cambia. Sub Zero Ice Cream nació de la idea de un licenciado en Química llamado Jerry Hancock. Desde 2008, cuando abrió sus puertas la primera franquicia, la familia heladera ha hecho crecer el negocio hasta tener más de medio centenar de tiendas en Estados Unidos, China y Emiratos Árabes Unidos.

Luces de Navidad

Se acabó la pereza a la hora de decorar la casa por Navidad. La franquicia Christmas Decor se ha especializado en la decoración navideña de cualquier tipo de vivienda o edificio, tanto interior como exterior. Muy apropiado para las fechas que llegan.