El Registro de Franquiciadores, pensado para dar más información a los mercados y de obligada inscripción por parte de las empresas franquiciadoras, ha sido suprimido con la publicación en el BOE, el pasado sábado día 7 de diciembre, de un Real Decreto “de medidas urgentes por el impulso de la competitividad económica en el sector de la industria y el comercio en España”. Los motivos aducidos son las graves carencias de las aplicaciones informáticas utilizadas por el Ministerio de Industria y la utilización complicada y poco intuitiva para los usuarios, según el propio R. D.

El Registro ha tenido problemas desde su nacimiento hace 20 años, cuando se le dio solo un carácter de simple censo y no se cuidara su mantenimiento y, por supuesto, nunca se aplicara la normativa prevista sobre infracciones.

Advertencias

Desde la Asociación Catalana de Franquiciadores, su presidente, Xavier Vallhonrat valora la nueva situación creada: “Es importante advertir que se mantiene la parte del R. D. que se refiere a la obligatoriedad de aportar la denominada información precontractual a los posibles franquiciados del mismo modo que se hacía hasta ahora. Solo ha dejado de existir el propio Reglamento, lo cual libera a las empresas de un trámite que, lamentablemente, se había ido haciendo día a día más prescindible por el desinterés de quien tenía la responsabilidad de su mantenimiento".

 

"Se mantiene la parte del R. D. que se refiere a la obligatoriedad de aportar la denominada información pre-contractual a los posibles franquiciados del mismo modo que se hacía hasta ahora"

 

El texto publicado en el BOE reconoce en su apartado VI que “la única información que este Registro verifica es que la empresa franquiciadora ostenta la titularidad o el derecho de uso de la marca. Ningún otro dato más de los comunicados por los franquiciadores es objeto de comprobación por el personal del Registro”. "No hacen falta comentarios", apuntan desde la ACF, que concluyen afirmando que "la preocupación para dotar siempre de la máxima confianza un sistema de comercialización de servicios y comercios tan exitoso como es la franquicia hace que la ACF potencie el servicio de atención y consultas abierto a todas las personas a quienes convenga, con el objetivo de aportar la mejor y más cumplida información a todos los interesados".