La cadena estadounidense de cafeterías Starbucks ha cerrado más de la mitad de sus 4.300 establecimientos en China como consecuencia del brote del coronavirus y ha advertido de que la situación en el gigante asiático tendrá impacto en sus cuentas anuales, aunque ha expresado su confianza en que cualquier potencial efecto sea temporal.

"Actualmente hemos cerrado más de la mitad de nuestras tiendas (en China)", informó el responsable de Desarrollo Internacional de Starbucks, John Culver, quien aseguró que la compañía está evaluando cada día la situación con las autoridades chinas.

En este sentido, el director financiero de Starbucks, Patrick Grismer, reconoció que "las circunstancias extraordinarias" a raíz del brote del coronavirus en China habían llevado a la compañía a no revisar al alza sus previsiones anuales, lo que era su intención original, limitándose a mantener sus proyecciones hasta contar con mayor visibilidad sobre el impacto de la pandemia.

"En la actualidad, no podemos estimar razonablemente el impacto en el negocio", indicó Grismer, señalando que China representó en el primer trimestre del ejercicio fiscal de la compañía alrededor del 10% de los ingresos globales, por lo que anticipó que "estos eventos tendrán un impacto material en el segmento internacional y en los resultados consolidados para el segundo trimestre y el año completo".

En cualquier caso, según los datos actuales, el director financiero de Starbucks expresó su confianza en que "el impacto en el negocio sea temporal". Nuestra marca es muy fuerte en China y nuestra confianza en la rentabilidad y el potencial de crecimiento de este negocio no ha disminuido", añadió. Europa Press.