Tras meses de trabajo y casi 300.000 euros de inversión, Ramen Kagura ha puesto en marcha su nueva cocina central en la zona de San Cristóbal Industrial, al lado de su principal proveedor de comida japonesa de ramen.

“Las instalaciones recientemente inauguradas generarán más de diez nuevos puestos de trabajo y tendrán como misión la elaboración, producción y envasado de los productos, así como también la logística en la venta y distribución. Por otra parte, desde esta sede central se gestionará el desarrollo del mercado, el control de calidad y la atención directa y personalizada a las franquicias”, informa Jorge Ochoa, responsable de Marketing de la marca.

Esta cocina central, además de ser el punto desde el que partan un buen número de los productos utilizados y comercializados en sus restaurantes (como la sopa para el ramen, fideos, salsas y otros condimentos), también se erige como su laboratorio de ideas para el desarrollo de nuevas líneas de producto y otras innovaciones.

 

Las nuevas instalaciones evitarán, además, que el franquiciado incurra en elevados costes de personal y maquinaria 

 

Previamente a la salida al mercado de la franquicia, los gestores de la marca estandarizaron los procesos y optimizaron la actividad. La decisión de desarrollar las cocinas centrales forma parte de dicho proceso, el cual tiene como fin último preservar el buen hacer que siempre nos ha caracterizado y que esa calidad se mantenga en todos y cada uno de nuestros restaurantes, tanto propios como franquiciados”, concluye Ochoa. 

Las nuevas instalaciones evitarán, además, que el franquiciado incurra en elevados costes de personal y maquinaria, ya que la actividad abarcará desde la recepción de los productos hasta su elaboración final, conservación y transporte a todos los restaurantes de Ramen Kagura de Madrid. Para el resto de la península, funcionará a través de plataformas logísticas con capacidad.