La facturación de Domino's Pizza en el tercer trimestre fiscal, finalizado a principios de septiembre, fue de 820,8 millones de dólares (747 millones de euros), un 4,4% más. De esa cifra, los ingresos procedentes de la cadena de suministro crecieron un 9%, hasta 441,5 millones de euros, al tiempo que la cifra de negocio de las tiendas en régimen de explotación directa cayó un 20,2%, hasta 86,1 millones de euros.

En tercer lugar se situaron los ingresos procedentes de las comisiones de los locales franquiciados en Estados Unidos, que fueron de 97 millones de dólares (88,3 millones de euros), un 8,5% más. La publicidad en tiendas en régimen de franquicia repercutió unos ingresos de 81,5 millones de euros, un 8,4% más, mientras que las comisiones de tiendas franquiciadas en terceros países crecieron un 8,3%, hasta 49,7 millones de euros.

En cuanto a los gastos, la partida asociada a la cadena de suministro se situó en 394 millones de euros, un 8,6% más. El coste de las tiendas operadas de forma directa se contrajeron un 23%, hasta 65,2 millones de euros.

En el conjunto de los primeros tres meses fiscales, Domino's Pizza registró un beneficio neto de 247 millones de euros, un 8,4% más, tras un incremento en la facturación del 5%, hasta 2.246,1 millones de euros.