Lizarran, franquicia de restauración del grupo Comess Group, ha puesto en marcha su plan de expansión 2020, mediante el cual pretende reforzar su cobertura en Andalucía, el Arco Mediterráneo y Madrid. Para este año la enseña se ha marcado como objetivo principal ampliar su presencia en Cádiz, Málaga, Sevilla, Castellón, Valencia, Murcia y Madrid, en base a una estrategia de desarrollo en formato de franquicia y con la que no descarta llegar, además, a otras regiones españolas. En paralelo proseguirá también su desarrollo internacional con el fin de cerrar el ejercicio con una red superior a los 190 establecimientos a nivel global.

Actualmente el 63% de sus locales están situados en centros comerciales y el 37% a pie de calle, una tendencia que dependerá del tráfico peatonal de las localizaciones, factor clave a la hora de poner en marcha un nuevo restaurante de la marca.

Para Virginia Donado, directora general de Lizarran, “el plan de crecimiento se ha diseñado con el firme propósito de mantener el liderazgo de la marca en el sector. Después de más de 30 años en el mercado hemos logrado configurar un modelo de negocio altamente rentable que seguimos mejorando cada día para superar las expectativas tanto de nuestros franquiciados, como de nuestros clientes. Para ello, hemos reforzado el equipo y seguimos trabajando en optimizar al máximo la operativa de los restaurantes”.