La Pepita Burger Bar, cadena gallega especializada en hamburguesas prémium, finalizó el 2018 con una red formada por 14 establecimientos y una facturación de 11 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 23% con respecto al año anterior.

Con tres nuevas aperturas a lo largo del pasado ejercicio en Palma de Mallorca, Sanxenxo y Vigo, la compañía "ha logrado consolidar su modelo de negocio y hacerse un hueco en el competitivo mundo de la restauración, posicionándose como la primera red de burgers gourmet en nuestro país".

Desde que abrió sus puertas hace siete años en Vigo, La Pepita Burger Bar no ha dejado de crecer, configurando un modelo de negocio en el que la hamburguesa es la auténtica protagonista. Para 2019, La Pepita tiene como objetivo la apertura de cuatro locales en Lugo, Logroño, Valladolid y Bilbao, un ambicioso plan de expansión mediante el que espera aumentar la facturación hasta los 15 millones de euros, un 36% más que en 2018.