La compañía facturó nueve millones de euros el pasado ejercicio, lo que representa un crecimiento del 30% respecto al mismo periodo del año anterior, consolidando así su evolución en el mercado. 

Este plan de desarrollo combina aperturas tanto de unidades propias como franquiciadas, un modelo que llevan más de tres años desplegando y adaptando a las necesidades del mercado. El Kiosko fomenta un tipo de franquicia familiar, cercana, con visión de grupo y marcada por una relación abierta con el franquiciado, para mantener el máximo nivel de servicio y cuidado del producto.

Los nuevos locales estarán ubicados en Tres Cantos (Madrid), Centro Comercial La Moraleja Green (Madrid), Majadahonda (Madrid) y en el Centro Comercial Plaza Mayor (Málaga). Los dos primeros restaurantes se abrirán como franquicia, y los dos últimos, como locales propios. Estas cuatro aperturas se suman a los nueve establecimientos que la compañía ya tiene operativos en Madrid, Barcelona e Ibiza, y que ha ido desplegando desde 2013:

  • 2013, El Kiosko El Cantizal, Madrid. Modalidad: restaurante propio.
  • 2015, El Kiosko Heron City, Madrid. Modalidad: restaurante propio.
  • 2016, El Kiosko Ferraz, Madrid. Modalidad: franquicia.
  • 2016, El Kiosko Pozuelo, Madrid. Modalidad: restaurante propio.
  • 2016, El Kiosko Barcelona, Barcelona. Modalidad: franquicia.
  • 2016, El Kiosko Ibiza, Ibiza. Modalidad: franquicia.
  • 2017, El Kiosko Montecarmelo, Madrid. Modalidad: franquicia.
  • 2017, El Kiosko Boadilla, Madrid. Modalidad: restaurante propio.

Este último centro, el de Heron Diversia, es otro de los restaurantes inaugurados este año por El Kiosko, manteniendo su objetivo de desarrollo, fijado en cinco locales por año. Lo que pretende la compañía con esta estrategia es crecer de manera sostenida para no perder la esencia de su negocio: ofrecer un espacio acogedor, con una carta cuidada, amplia y versátil, adaptada a todo tipo de público, disponible en cualquier momento del día y con un precio medio de 20-25 euros. 

En palabras de la compañía: “Para nosotros es importante crecer de manera lógica y con sentido. Nuestro objetivo es expandirnos con los pies en la tierra para seguir disfrutando de nuestro trabajo y para seguir ofreciendo un producto cuidado y accesible a todo tipo de clientes”.

A pesar de haber nacido en plena crisis, el grupo ha mantenido un ritmo de evolución constante, y actualmente emplea a más de 180 trabajadores en temporada alta y recibe a una clientela diaria de entre 3.000 y 4.000 personas en sus diferentes establecimientos.