AmRest, la cadena de restauración que cuenta con marcas como La Tagliatella, KFC o Bacoa, entre otros, ha iniciado los trámites para presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para 3.666 empleados en España, tras el cierre de todos sus restaurantes tras decretarse el estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus.

En concreto, la multinacional ha informado a la Comisión Nacional del Merado de Valores (CNMV) el inicio de los trámites del ERTE por "causas de fuerza mayor" conforme al Real Decreto-ley 8/2020.

El expediente temporal dará cobertura a un total máximo de 3.666 trabajadores, que representan el 93% de su plantilla en España, y un 7,1% a nivel total.

AmRest ha procedido a cerrar de forma temporal sus 143 restaurantes propios en España de las marcas KFC, La Tagliatella, Bacoa y Blue Frog y ha explicado que esta medida encuadra entre las medidas que el grupo está tomando para mitigar el impacto generado por la crisis del Covid-19.

La restauración es uno de los sectores que se está viendo más afectado por el estado de alarma, que obliga al cierre de los establecimientos para tratar de frenar la expansión del coronavirus en España.

Burger King fue la primera compañía del sector en anunciar su intención de presentar un ERTE para su plantilla en España de 14.000 personas, tras el cierre de todos sus restaurantes y la cancelación de su servicio de reparto a domicilio.

Por su parte, el grupo de restauración Zena Alsea, que cuenta con marcas como Vips, Starbucks o Domino's Pizza, entre otras, también ha iniciado los trámites para plantear un expediente de regulación temporal de empleo para toda su plantilla en España, que se compone de 22.000 trabajadores.