Aloha Poké, cadena de franquicias de poké, alcanzó una facturación de 5,2 millones de euros en 2019, lo que supone duplicar la del ejercicio precedente y acercarse a los objetivos fijados en su plan de negocio, según ha informado la firma creada en 2017.

La cadena, que apuesta por seguir creciendo de manera orgánica, prevé cerrar 2020 con un total de 24 establecimientos tras inaugurar nueve locales este año, alcanzar una facturación de siete millones de euros, crear en torno a 60 puestos de trabajo y seguir desarrollando nuevas líneas de producto para incorporar al portafolio actual.

Tras realizar una inversión de 2,25 millones de euros durante sus dos primeros años de actividad, la compañía prevé realizar una inversión de un 50% más durante este año.

Actualmente, Aloha Poké cuenta con quince establecimientos operativos, de los cuales cuatro son corporativos y once franquiciados, ubicados en Madrid, Terrasa, Barcelona, Ibiza, Valencia y Bilbao.

"El año 2019 ha sido clave en la consolidación de nuestro proyecto. El auge de la tendencia "Healthy Fast Food" y la preocupación por comer no solo mejor, sino de una manera mucho más consciente, nos avalan. Un año muy satisfactorio, además, en cuanto a la consecución de objetivos y al reconocimiento por parte del sector. Comenzamos 2020 con ganas de seguir afrontando retos e ir descubriendo nuevas oportunidades para el crecimiento de nuestro negocio", ha resaltado el cofundador de Aloha Poké, Guillermo Fuente.