Llagurt es el nombre de una original e innovadora propuesta enmarcada en el servicio de la restauración, especializada en la elaboración y la venta de llagurts (yogures helados artesanos y naturales), un producto alternativo al helado tradicional y en línea con la cultura de la salud. Recientemente, la Asociación Catalana de Franquiciadores (ACF) entregó a sus fundadoras, Ingrid Rahola y Gloria Salomó, el Premio a la Franquicia Catalana con Mejor Proyección en Cataluña por los 25 puntos de venta abiertos desde su creación, en 2010. Hablamos con Ingrid Rahola sobre sus planes de futuro.

¿Cómo nació la idea de crear Llagurt y cuándo decidieron empezar a franquiciar?

Con Gloria Salomó, socia y cofundadora de Llagurt, nos conocemos desde los 6 años y siempre habíamos querido tener un proyecto propio. Teníamos 25 años cuando empezamos y entonces las cosas eran diferentes (no tienes hijos, ni hipoteca...), pero nos hacía mucha ilusión tener una tienda y no pensábamos que llegaríamos donde estamos ahora. Abrimos nuestra primera tienda en octubre de 2010 y, en enero, la segunda en Platja d'Aro. Cuando llegó la Semana Santa, mucha gente nos preguntó si podían abrir una tienda como la nuestra en su pueblo (es estando delante del cliente como mejor aprendes del negocio), de forma que nos asesoramos y decidimos dar el paso a franquiciar, pero intentando acertar con la persona y la ubicación. Queremos que la gente se gane la vida, de forma que preferimos decir que no si no lo vemos claro. El valor humano forma parte de nuestro ADN, de forma que tenemos una buena relación con los franquiciados, porque es cierto que es un negocio, pero creo que también somos una familia.

¿Cuáles han sido los elementos que han permitido su crecimiento?

A nivel personal: las horas de trabajo, aceptar que tener una empresa es un estilo de vida; el esfuerzo y la ilusión. Por otro lado, también nos han ayudado las circunstancias de la crisis, el hecho de que, cuando empezamos, gente con ahorros que se había quedado sin trabajo se permitió hacer una mínima inversión para autoemplearse. Ha sido gente con ganas de tener su propio negocio, y nuestra propuesta, que no requería mucha inversión, los sedujo.

 

“La crisis nos ayudó: gente con ahorros que se había quedado sin trabajo se permitió hacer una mínima inversión para autoemplearse”

 

¿Hay planes para la expansión fuera de Cataluña?

Nos identificamos mucho con el territorio catalán y pensamos que hay mucho trabajo por hacer en esta área. Este es el barco que queremos conducir, estamos bien aquí y sentimos que lo controlamos, de forma que no necesitamos uno más grande. Cabe decir que, pensando en nuevas aperturas, nos gustaría mucho entrar en centros comerciales de la capital, Barcelona, pero también es un espacio caro y difícil por la gran competencia de las marcas que quieren acceder.

 

“Nos gustaría mucho entrar en centros comerciales de la capital, Barcelona, pero también es un espacio caro y difícil por la gran competencia”

 

¿Cómo definirías vuestro sector y cómo es la competencia?

Cuando empezamos, la competencia que había era más industrial, vendía productos de leche en polvo, con almíbar..., y nosotros queríamos sentirnos cómodos con lo que ofrecíamos a la gente. Por eso decidimos que queríamos trabajar con proveedores pequeños y locales, que nos dan confianza en la materia prima. Dormimos tranquilas sabiendo que ofrecemos un producto de calidad. Nuestra identidad personal, nos gusta comer bien, se transmite a la marca.

¿Qué significa para vosotros haber ganado el Premio a la Franquicia Catalana con Mejor Proyección en Cataluña?

Cuando personas de fuera de tu entorno, y en este caso del sector, te reconocen el trabajo hecho y cuentan contigo te da mucha energía y motivación, porque en el día a día te esfuerzas y trabajas mucho para que el proyecto salga adelante.

¿Qué novedades incorporáis a vuestra oferta?

Siempre pensando en el cliente, cuando empezamos vimos que había personas que no podían comprar nuestros llagurts por el gluten y decidimos que queríamos ofrecer productos sin gluten para darles opciones y que en nuestra casa pudieran encontrar un lugar. Es como los productos sin azúcar para los diabéticos. Ideamos productos que resuelven estas necesidades. En esta línea, esta semana hemos iniciado una prueba piloto con dos productos sin lactosa. Yogur helado de sabor de mango y de gusto de chocolate. Este verano también hemos lanzado una línea de helados ecológicos con certificado CCPAE. Son productos con menos margen de beneficio, pero con ellos estamos tranquilas con lo que ofrecemos.