¿Por qué la franquicia supone una de las alternativas más rentables y eficaces para lograr ese objetivo de crecimiento? Para el consultor Mariano Alonso, estos son los 5 motivos:

1. Permite crecer de una forma más amplia y rápida

Partiendo de la premisa de que la expansión ha de ser siempre objeto de una planificación rigurosa y responsable, el poder repercutir en el franquiciado las inversiones de apertura traerá consigo la cobertura del territorio objetivo en un espacio de tiempo inferior, compartiendo marca, experiencia y soporte de gestión.

2. Reduce los costes de creación de un nuevo canal de ventas 

No queremos decir con esto que franquiciar no represente inversión alguna para la empresa que pretenda crecer, pero sí que el modelo requiere unos costes de expansión sensiblemente inferiores a los que corresponderían a un desarrollo directo mediante la apertura de unidades propias.

3. Favorece la consecución de una clientela fidelizada 

Primero, por su anticipación ante posibles competidores en aquellos mercados en los que estos últimos no tengan presencia. En segundo lugar, por el sentido de red, liderazgo y amplitud y posibilidad de servicio que conseguiremos transmitir al mercado.

4. Te convierte en alguien influyente en el entorno empresarial 

Las decisiones de la empresa no resultarán, en términos generales, ajenas al entorno en el que esta desarrolla su actividad, por lo que tendrá una influencia considerable ante colectivos más o menos involucrados con su actividad, a saber, los proveedores, los clientes y los competidores.

5. Fomenta desarrollo personal y profesional

Trasladar las experiencias propias a un objetivo basado en compartir retos empresariales y hacerlo en paralelo a un proceso de formación continua y riesgos medidos supone la mejor manera de lograr el objetivo de satisfacción tan lícito como necesario en nuestras vidas.