La cifra de negocio de Yum! Brands descendió un 3% entre julio y septiembre, hasta un total de 1.391 millones de dólares (1.229 millones de euros). Las ventas de los restaurantes explotados directamente por Yum! Brands descendieron un 43%, hasta los 499 millones de dólares (441 millones de euros), mientras que la facturación procedente de los establecimientos franquiciados avanzó un 7%, hasta los 605 millones de dólares (534 millones de euros).

 

La compañía ha podido mejorar su resultado neto debido a unos ingresos extraordinarios procedentes de las contribuciones de las franquicias por publicidad y otros servicios que no existieron en el pasado ejercicio

 

La compañía ha podido mejorar su resultado neto, pese a la gran caída en los ingresos de explotación directa, debido a unos ingresos extraordinarios de 287 millones de dólares (253 millones de euros) procedentes de las contribuciones de las franquicias por publicidad y otros servicios que no existieron en el pasado ejercicio.

Asimismo, los gastos de la compañía se han incrementado un 6%, hasta los 838 millones de dólares (740 millones de euros). Los gastos asociados a los restaurantes explotados directamente han caído un 44%, hasta los 399 millones de dólares (352 millones de euros), mientras que los gastos administrativos y generales han descendido un 5%, hasta los 204 millones de dólares (180 millones de euros).

Al igual que en los ingresos, Yum! Brands ha contabilizado un gasto extraordinario asociado a los gastos publicitarios de las franquicias y otros servicios de 288 millones de dólares (254 millones de euros).

 

"Estamos ahora en nuestro segundo año de transformación y permanecemos ajustados al plan de convertirnos en una compañía más centrada, más franquiciada y más eficiente", ha destacado el consejero delegado de la compañía, Greg Greed.

 

En conjunto, en el periodo que fue de enero a septiembre, la empresa propietaria de KFC, Pizza Hut y Taco Bell obtuvo un beneficio neto de 1.208 millones de dólares (1.067 millones de euros), un 34% más que un año antes, tras haber contabilizado un descenso en la facturación del 4%, hasta los 4.130 millones de dólares (3.650 millones de euros).