¿Qué le llevó a fundar Fresh Laundry?

En Argentina existían ese tipo de lavanderías desde mucho antes de que llegaran a España. Allí son de formato mixto, con autoservicio y personal atendiendo. Cuando en 2006 puse en marcha mi primera lavandería en Mollet (Barcelona), me decían que estaba loco, porqué aquí nadie creía en el formato. Pero si te dabas una vuelta por cualquier país de Europa, te dabas cuenta de que tenía todos los números para que funcionara.

Hoy es un hábito extendido: entre un 70% y un 80% de la población ya es usuaria de las lavanderías autoservicio, ya sea de manera esporádica o habitual. Todo el mundo ha ido a una lavandería alguna vez, ya sea porque su lavadora se ha roto o porque la hayan dejado de usar. Por eso cada vez hay más establecimientos de este tipo en España, hasta el punto de que prácticamente nos equiparamos con países que tienen este modelo muy desarrollado, como Inglaterra, Francia, Italia o Alemania.

¿Y los norteamericanos?

Los americanos no me sirven de referencia. Sí, ellos lo tienen desarrollado a un nivel descomunal: montan una lavandería en un polígono con 150 lavadoras y le añaden una cafetería, una librería… Forma parte de su estilo de vida. Pero en Europa es muy distinto; por eso digo que no miro lo que hacen los americanos.

 

“Los americanos no me sirven de referencia: montan una lavandería en un polígono con 150 lavadoras y le añaden una cafetería, una librería… Forma parte de su estilo de vida. Pero en Europa es muy distinto”

 

Esa primera lavandería de Mollet... ¿funcionaba bajo su otra marca, Splash?

No, era una marca con la que no hemos seguido trabajando… Decidí apostar fuerte para tener resultados a la altura. Si juegas a la ruleta y quieres ganar 100, tienes que apostar 100, no 10. Por eso contraté un diseñador, renové el concepto y creé la franquicia Fresh.

 

Fresh es una franquicia, pero Splash son lavanderías propias. ¿Por qué motivo?

Porque Splash apuesta por el diseño y requiere mayor inversión, lo que resulta más complicado de franquiciar.

 

¿El crecimiento de Fresh Laundry ha ido parejo a ese cambio de hábitos entre la población?

El primer año fue un poco difícil, pero después el negocio arrancó de manera rápida y fácil hasta llegar a las 60 tiendas actuales. Aquí se dan varios factores. El primero, efectivamente, es el cambio de hábitos, que es algo ya natural en nosotros. Pero también influyen aspectos económicos y la búsqueda de la optimización del tiempo. Hay usuarios que viven solos y que vienen una vez cada 15 días a lavar toda la ropa, con lo cual están optimizando su tiempo. Tenemos un módulo transportable Fresh Box puesto en una gasolinera low cost situada al lado de un supermercado Lidl, y puedes ver como la gente, mientras deja lavando la ropa, aprovecha también para lavar el coche e ir a comprar al supermercado.

 

“Tenemos un módulo transportable Fresh Box puesto en una gasolinera 'low cost' situada al lado de un supermercado Lidl, y puedes ver como la gente, mientras deja lavando la ropa, aprovecha para lavar también el coche e ir a comprar al supermercado”

 

¿Cómo ve el sector/mercado en el que compite Fresh?

Todavía tiene recorrido. Evidentemente, tras un primer momento de crecimiento muy rápido, me parece que ahora habrá un periodo de impasse. Nada distinto a lo que ocurre con cualquier otro tipo de negocio o actividad que emerge.

Hay lavanderías que están mal montadas, ya sea por su ubicación errónea, por su maquinaria, su deficiente atención, la limpieza, etc. El sector se va a depurar y dentro de cinco años tendremos bien establecida la cantidad de tiendas necesarias para estos servicios.

 

“El sector se va a depurar y dentro de cinco años tendremos bien establecida la cantidad de tiendas necesarias para estos servicios”

 

¿Cuántas lavanderías soporta un barrio?

En pueblos, nuestro modelo de local con 6 lavadoras y 3 secadoras está pensado para una lavandería por cada 15.000 habitantes, más o menos.

 

¿Esto se puede extrapolar a una ciudad como Barcelona o Madrid?

En Barcelona va por zonas, atendiendo a la concentración de la población y al tipo de comercios. Evidentemente, yo no pondría una lavandería en una zona residencial, porque la gente va allí a dormir. Tienen que estar donde hay comercios de proximidad. Tampoco la pondría al lado de un Zara o de un Bershka; ahí no funcionaría, porque nadie va a lavar la ropa y a comprarla a un local de ese tipo que esté al lado. La lavandería también podría estar en un centro comercial, donde haya un supermercado Carrefour, una tienda que arregla ropa y ese tipo de comercios.

 

¿Cuál es el usuario típico de una lavandería de este estilo?

Casi todo el mundo. Algunos creen que se trata de un servicio para gente joven, pero se sorprenderían de la cantidad de personas mayores que viene aquí a lavar y secar la ropa.

 

¿Por qué eligió la franquicia como método para expandir el negocio?

Es una forma rápida de llevarlo a cabo. Para un inversor, el modelo de franquicias es muy potente. A menudo una persona que lleva 20 o 30 años trabajando junta un poco de dinero y lo quiere invertir, pero le faltan el conocimiento y la experiencia para buscar algo contrastado. Nuestras 60 tiendas son 60 muestras de éxito de nuestro modelo. Hay gente que tiene muy buenas ideas, pero toma decisiones equivocadas. En el pueblo en el que vivo, montaron una chocolatería delicatessen preciosa, con un chocolate buenísimo, pero estaba en una calle muerta y a los 6 meses tuvieron que cerrar. El mensaje sería: mira muy bien dónde inviertes y, sobre todo, con quién.

 

“Nuestras 60 tiendas son 60 muestras de éxito de nuestro modelo (…) El mensaje sería: mira muy bien dónde inviertes y, sobre todo, con quién”

 

¿Qué tipo de inversión se necesita para abrir un Fresh?

Estamos en 80.000 €, aproximadamente. Tenemos acuerdos con el Banco Sabadell y el Santander para facilitar la financiación de las nuevas aperturas franquiciadas.

 

Y la actual estrategia de crecimiento... ¿por dónde pasa?

Estamos apostando por Fresh Box, un modelo de lavandería autoservicio transportable que se puede ubicar en infinidad de sitios: campings, parkings de centros comerciales… cualquier sitio donde se vea que pueden dar servicio a la gente. Se fabrica a demanda y se instala fácilmente. Es un mercado no tan explotado como el de los locales.

 

“Estamos apostando por Fresh Box, un modelo de lavandería autoservicio transportable que se puede ubicar en infinidad de sitios: 'campings', 'parkings' de centros comerciales… cualquier sitio donde se vea que pueden dar servicio a la gente”

 

¿Qué previsión de aperturas tienen para 2019?

El objetivo es tener 25 nuevos Fresh Box instalados.

 

¿Dónde prevé crecer?

La idea es salir fuera de España, hacia países como Francia, donde tienen más incorporado el concepto de lavandería autoservicio. En España todavía hay que hacer pedagogía para que se entienda que el modelo realmente funciona. La nuestra es una buena opción para cualquier persona que tenga un dinero para invertir. Es un negocio rentable y de bajo coste; por eso se pueden cobrar lavados a 4 € o 5 €, claro.

 

“La idea es salir fuera de España, hacia países como Francia, donde tienen más incorporado el concepto de lavandería autoservicio”

 

¿Dónde y cómo captan futuros franquiciados?

Vamos a ferias, hacemos promociones y publicaciones en formato digital y poca cosa más. También estamos recomendados por el fabricante de lavadoras de nuestros locales.

 

“Las ferias de franquicias cada vez funcionan menos. La gente normalmente te encuentra por Internet y busca allí la información”

 

¿Y en las ferias del sector?

Creo que, en general, las ferias de franquicias cada vez funcionan menos. La gente normalmente te encuentra por Internet y busca allí la información. Vale un dinero estar allí y muchas veces ocurre que quien más te viene a ver son proveedores que quieren venderte algo, cuando eres tú quien está allí para vender.