¿Qué te llevó a emprender? ¿Y por qué una escuela de inglés?

Mi pasión siempre han sido los idiomas en general y el inglés en concreto. Soy una persona inquieta y no me veía haciendo siempre lo mismo ni tampoco trabajando para otros. Uní mi pasión, el inglés y su enseñanza, con las ganas de construir mi proyecto y ser yo quien dirigiera mi vida profesional. Siempre he creído que es más fácil emprender con éxito si amas y conoces bien aquello que vas a hacer. Y si lo amas pero no lo conoces bien y quieres disminuir la curva de aprendizaje, busca una franquicia.

¿Cómo surge la idea de crear un método propio para aprender inglés?

A los 23 años, cuando estudiaba Filología Inglesa en la universidad, fundé mi propia escuela de inglés. Veía cómo mis alumnos, a pesar de que invertían muchos años estudiando inglés y de mi esfuerzo, seguían engordando las deprimentes estadísticas sobre el pobre nivel de inglés en nuestro país. ¿Cómo podía ser que tanto esfuerzo no culminara en unas habilidades comunicativas decentes? No fue hasta que tuve a mi hija y empecé a dedicarle unos minutos en inglés diariamente que vi claro que el problema no eran los alumnos, sino la edad de inicio y la forma de enfocar el aprendizaje de una lengua. Dedicando 10 minutos al inglés cada día desde su primer día de vida, vi cómo mi hija a los 2 años era más competente en este idioma que mis alumnos que, aparte de ser mayores, llevaban años estudiándolo.

¿Cuándo llega la primera franquicia? ¿Por qué apuestan por este modelo para expandir la marca?

Quería que el nuevo método llegase a cuantos más niños mejor. Por este motivo, en el año 2005 empezamos la expansión de Kids&Us con licencias y, dos años más tarde, cambiamos a franquicias. Está claro que el modelo de franquicia en nuestro caso es el que permitía hacer el método escalable y reproducible, puesto que quien decide apostar por una franquicia lo hace sabiendo que está comprando un know-how y unos procesos que aseguran la calidad y los resultados. Para mí la franquicia era la manera de poner mi metodología al alcance de más niños sin que ello supusiera comprometer la calidad.

¿Cuál es el proceso para seleccionar a un franquiciado? ¿Qué cualidades son las que más valoran?

En Kids&Us no disponemos de proceso de venta, solo de selección. Nosotros buscamos una relación de largo recorrido y de confianza con nuestros futuros franquiciados y entre franquiciados. Todos los candidatos deben pasar por dos Discovery Days en nuestra central de Manresa. Invitamos a todo nuestro personal que entra en contacto con los posibles franquiciados a opinar sobre la idoneidad de los candidatos.

En Kids&Us buscamos a personas emprendedoras a quienes les apasionen los niños y el mundo de la educación y que quieran sumarse a un proyecto consolidado y en crecimiento.

Aptitudes como la proactividad comercial, la capacidad de gestión y la cultura del cumplimiento son indispensables. Además deben ser buena gente, puesto que en sus manos van a estar los tesoros de nuestras familias: sus hijos.

¿Qué encuentra el franquiciado en la marca Kids&Us que os distinga?

El éxito del modelo de negocio de Kids&Us se basa en la calidad e innovación del método pedagógico y su implementación. Sabiendo que vivimos en un mundo cambiante, en Kids&Us estamos en evolución permanente buscando ofrecer no solo el modo más eficaz de aprender inglés, sino también el más afín a las nuevas tendencias y necesidades. Sumarse a Kids&Us es formar parte de un proyecto innovador y dinámico y de hacerlo rodeado de un equipo de profesionales del más alto nivel que acompañan y dan soporte a nuestros franquiciados en todos los ámbitos de nuestro modelo.

Kids&Us tiene presencia en nueve países. ¿Cómo surge la internacionalización de la marca? ¿Cómo es la primera franquicia que se abrió fuera de España?

La expansión internacional fue totalmente oportunista. Surgió una persona que se enamoró del proyecto y que propuso llevarlo a su país, Italia, y así fue como llegamos a Roma en 2011. Más tarde y de forma similar llegamos a Francia, Bélgica, República Checa, México, Marruecos y, en abril de este año, a Japón. Nuestra primera franquicia en Roma, Kids&Us Mazzini, es un centro consolidado y con un número relevante de alumnos.

¿Hay diferencia en cómo se enseña y se aprende en Italia, México o Marruecos?

La base de método y del contenido pedagógico de los cursos es la misma en todos los países. Sin embargo, en Japón vamos a introducir algunas variaciones para facilitar la lectoescritura. Si hablamos de cómo se aprende, claramente el idioma de origen y el entorno condicionan. Me gusta siempre poner el ejemplo de nuestro centro de Stockel, en Bruselas, donde tenemos alumnos de más de 40 nacionalidades distintas. Claramente estar en un entorno multilingüe, donde en el colegio además se aprende el francés y el flamenco, facilita mucho la adquisición del inglés.

Hay 377 academias Kids&Us en nueve países. ¿Cuál es la clave del éxito de Kids&Us?

La clave del éxito de Kids&Us, aparte de nuestra metodología, que es innovadora porque aplica el sentido común al aprendizaje del inglés, también lo es nuestra vocación de servicio, tanto a nuestras familias como a nuestros franquiciados. La calidad es nuestra obsesión, y el compromiso con nuestros alumnos y sus familias es absoluto. Aportar valor a todos nuestros públicos es fundamental, y en Kids&Us trabajamos duro para que así sea. Somos inconformistas y siempre estamos preguntando a nuestras familias y franquiciados qué podemos hacer que sea nuevo y mejor. Estamos abiertos a escuchar para mejorar. Estoy convencida de que hemos conseguido encontrar un equilibrio entre calidad de producto, servicio y precio.