¿Por qué las marcas internacionales buscan compañías como Valadri para ayudarse en su expansión a través de la fórmula de la franquicia?

Porque aportamos velocidad, capacidad de crecimiento, estructura (visual, compras, districts) y conocimiento del mercado de origen. Por supuesto, conocer el mercado y tener ya sobre el terreno un cierto volumen y estructura les facilita la implantación y se minimizan riesgos. Aquello a los que nos referimos están muy maduros y en ellos ya operan las principales marcas mundiales en cada segmento.

¿Con qué marcas estáis actualmente trabajando?

Tenemos dentro del grupo marcas del grupo adidas (adidas, Reebok, Originals), Maxmara Group (MaxMara y Max&Co), Armani (Armani Exchange) y OVS.

Grupo Valadri aún es una empresa joven, pero sus fundadores supieron identificar muy bien los elementos clave de la gestión en las primeras aperturas y luego los han seguido replicando con éxito, sin perder la esencia con el crecimiento.

España, Portugal, Francia… ¿más planes de seguir la internacionalización de vuestra actividad?

Sí, en la medida en que las marcas con las que trabajamos quieran abrirnos más mercados y también otras nuevas nos abran posibilidades atractivas para ello, tanto en los mercados en los que ya operamos como en otros nuevos.

¿Qué acuerdo reciente destacaría?

Hemos comenzado a trabajar con Armani Exchange. En diciembre de 2016, abrimos nuestras dos primeras tiendas en Portugal y ahora contamos con 10 entre España, Portugal y Francia. Cumplimos nuestros planes de expansión. Actualmente estamos abiertos a estudiar otras marcas.

Desde vuestra experiencia, ¿cómo es el mercado español en relación con el desarrollo de las franquicias? ¿Alguna diferencia con respecto al resto de países europeos?

No especialmente. Quizás tiene una dispersión geográfica que la vuelve muy atractiva para tiendas de tipo medio, redes que fácilmente pueden lograr entre 40 y 50 puntos de venta en ubicaciones competitivas. Es un mercado muy maduro y estable, marcado por la presencia de operadores muy potentes en casi todas las localizaciones de referencia. Hay muchas redes que han llegado al máximo nivel de crecimiento con óptima rentabilidad.

¿Cómo es el franquiciado/emprendedor tipo en España?

Hace años que no estoy del otro lado, en la búsqueda de franquiciados. Mi impresión es que hay de todo, quizás en retail no es muy frecuente encontrar grupos como el nuestro. Las grandes firmas nacionales han optado por ir en directa abriendo tiendas. Las de tamaño intermedio y que vienen de fuera son las que escogen, además de directa, el modelo franquicia. Si exceptuamos Canarias, donde sí se ha vivido un proceso de concentración en torno a grupos que copan la distribución allí, en la Península no tengo constancia de muchos con más de 15 tiendas monomarca de diferentes firmas. Fuera del ámbito del retail lo más frecuente en franquicia son emprendedores con una sola tienda y algunos que han sabido crecer con varios puntos de venta en la misma cadena.

¿Qué hándicaps se deben superar para llegar a entrar en este sector?

Barreras de entrada en función del segmento. En el nuestro en concreto, tener un cierto tamaño, en términos de aportar una estructura inicial de partida y una experiencia previa en el sector.

¿La legislación favorece el desarrollo de las franquicias en España? ¿Habría algo que mejorar, cambiar, eliminar o crear?

Nuestra legislación en general es correcta, solo hay que aplicarla. Esta aplicación de la ley supone, por parte de las administraciones, proteger más al emprendedor franquiciado que comienza su actividad con un primer negocio, exigiendo a las empresas que empiezan a franquiciar inicialmente que cumplan todos los compromisos adoptados (formación y soporte en la gestión diaria).

¿Cómo se han vivido los peores años de la crisis y estos dos últimos en el mundo de las franquicias en España? ¿Se detecta alguna tendencia positiva en la actualidad?

El mundo de las franquicias ha sufrido la crisis por la bajada de las ventas y el cierre de establecimientos. Actualmente esa depuración ha obligado a optimizar toda la cadena productiva y a pensar más en los franquiciados que estaban en la primera línea de fuego. Es un modelo que ha avanzado mucho y que seguirá haciéndolo. La tendencia positiva es la internacionalización: sabemos jugar en otros mercados y lo hacemos mejor que otros, digamos, si me lo permites, que hay cierto espíritu español de conquista en nuestro carácter.

¿Qué sector dentro del mundo de las franquicias se está desarrollando más deprisa en España (retail, restauración, etc.)?

Replicar modelos de éxito no es fácil, crecer de forma sólida, por lo tanto, tampoco lo es. Quizás en restauración vivimos un nuevo momento de creación de marcas. El mercado no está tan maduro como el retail y exige por parte del consumidor una mayor renovación y nuevas ofertas.

En el retail el consumidor quiere marcas de moda globales (cada vez con una oferta más amplia y que siguen la tendencia al máximo y al momento, incluso las crean) o marcas de microsegmentos muy diferenciales. La capacidad de comunicación de los grandes grupos es mayor y la cuota de las segundas es, por lo general, mucho menor, lo que las obliga a crecer muy rápido en puntos de venta para ser competitivas y sostenibles. Es un sector más complicado.

¿Hacia dónde va el mundo de las franquicias, tanto a nivel nacional como internacional?

Concentración, evolucionando hacia grandes grupos. En ese ámbito, seguirá habiendo negocios que busquen emprendedores que quieran hacer las cosas bien y abrir un negocio rentable. Además, estoy seguro de que algunos de ellos crecerán como lo hemos hecho nosotros.

Con esa previsión de concentración en grandes grupos especializados en desarrollar franquicias, ¿dónde quedaría el emprendedor mediano/pequeño que aspira a empezar con un único negocio? ¿Será un "animal" en extinción?

Creo que no es una figura que se vaya a extinguir. Nosotros fuimos en un principio, hace 6 años, ese emprendedor mediano. El recurso humano es y será el más preciado en cualquier organización, básicamente porque a pesar de la marca, la formación o la estandarización de procesos, no es replicable y determina la mayoría de las veces la diferencia entre el éxito o el fracaso. 

La agilidad del emprendedor es realmente muy apreciada por las grandes marcas. Pero en sectores muy específicos, como el retail, esas grandes marcas cada vez son más exigentes y buscan perfiles de franquiciado que aporten no solo inversión y ganas, sino experiencia, volumen y éxito previo en el sector de franquicias o en la empresa en general en áreas muy afines.

En el resto de sectores en franquicia, este proceso de concentración se irá acentuando pero de forma más paulatina. Así, en las franquicias de servicios –donde un propietario siempre velará mejor por la atención y gestión que un empleado– será algo muy lento.