¿Qué es el marketing olfativo?

Es una técnica relativamente novedosa que se basa en el uso de aromas profesionales para conseguir múltiples beneficios en entornos de negocios; beneficios como aumentar las ventas, mejorar la imagen, facilitar el retorno del cliente, etc. Además, también puede contribuir a una mejora de la productividad y a la reducción del nivel de estrés entre los empleados.

¿Cómo surgió la idea de negocio de Ambiseint?

Soy una persona especialmente sensible con el tema de los olores y, estando de vacaciones en Ibiza, observé que en la mayoría de los locales aspectos como la decoración, la iluminación o la música estaban muy cuidados, pero algo tan importante como la aromatización no existía. Sencillamente, era una cuestión que no les preocupaba.

Estudiamos el sector y detectamos que no existía una empresa que cumpliera con todos los requisitos que considerábamos necesarios. Algunas disponían de un buen producto, pero a precios muy elevados, y otras no ofrecían servicios, etc. Así que decidimos poner en marcha Ambiseint con una clara filosofía: que cualquier tipo de empresa, fuera cual fuese su dimensión, pudiera disfrutar de servicios de marketing olfativo.

¿Considera que este es uno de los puntos diferenciales de la compañía?

Totalmente. Hace años el marketing olfativo era un servicio al que solo tenían acceso las grandes corporaciones. Gracias a la filosofía de calidad y servicio a un precio asequible, hemos conseguido socializar el marketing olfativo, y exceptuando a Estados Unidos y Australia puede que estemos a la cabeza en cuanto a implantación, y cada día más.

Con Ambiseint, cualquier tipo de negocio, independientemente de su dimensión, puede ser nuestro cliente.

¿Por qué se decidió por el modelo de franquicias como estrategia de crecimiento?

En primer lugar, para asegurar un servicio impecable al cliente final. Somos una empresa basada en el servicio y, si crecíamos por medio de delegaciones propias, esta cercanía y servicio impoluto podría correr peligro.

Por otro lado, vimos que era una buena forma de crecer rápido, dando una mayor cobertura geográfica, con un equipo humano más comprometido y, obviamente, con una menor necesidad de capital. Este modelo también tiene inconvenientes para nosotros, ya que el beneficio es mucho menor, pero creemos que las ventajas son mayores que los inconvenientes.

Actualmente dispone de 10 establecimientos propios en España y 55 franquiciados. ¿Cuáles son los objetivos marcados a medio y largo plazo?

Desde que comenzamos a franquiciar en 2011, nuestro objetivo anual, que hemos ido cumpliendo, era abrir una franquicia al mes. Este año, ante la gran demanda que estamos notando, tanto a nivel nacional como internacional, queremos ser más ambiciosos y llegar a las 100 unidades operativas, lo que supondría 35 franquicias en un año. No sé si lo lograremos, pero de lo que sí estamos seguros es de que vamos a luchar al máximo para intentarlo.

Otro objetivo muy presente es afianzar las franquicias que tenemos asegurando su éxito mediante nuestro programa de formación y soporte continuos. Este es un aspecto muy valorado por nuestros franquiciados. Siempre hay nuevas tendencias, nuevos productos, por lo que es importante mantener informado y formado al franquiciado. 

Disponen de tres franquicias en el extranjero. ¿La internacionalización va a formar parte del futuro de Ambiseint?

En efecto, hemos destinado –y lo seguimos haciendo– mucho tiempo, esfuerzo y dinero a la internacionalización, y realmente es ahora cuando empieza a dar sus frutos. Actualmente se están gestando varios masterfranquiciados en diferentes países de Sudamérica que darán sus frutos en unos meses, pero el objetivo principal para este año es la expansión de nuestro modelo de negocio por Europa, un mercado mucho más cercano y estable, pero sobre todo más fácil en cuanto a logística (envíos, libre comercio, conexiones para la formación y apoyo) que el mercado americano.

¿Cuál es el perfil idóneo para ser un franquiciado de Ambiseint?

Principalmente buscamos a emprendedores con un marcado perfil comercial, ya que es la base y el secreto del éxito de nuestro negocio. Hacer una buena labor comercial asegura unos resultados óptimos, y está claro que una persona con este perfil sabe hacerlo, así como manejar equipos comerciales. No obstante, también tenemos perfiles inversores que han visto la rentabilidad del negocio y lo ponen en marcha con personal a su cargo y también les ha dado muy buenos resultados.

En este sentido, ¿por qué un emprendedor debería decidirse por abrir una franquicia Ambiseint?

Por una parte, porque ofrecemos una experiencia de más de 14 años en el sector con una imagen de marca consolidada, consistente y clara, además de formación, tanto inicial como continuada, y un soporte ilimitado.

Por otra, abrir una de nuestras franquicias requiere una inversión muy reducida: no es necesario local, por lo que supondría un ahorro de los gastos, ya que no hay canon de entrada ni royalties.

Además, para el desarrollo se necesita muy poco personal y pocos gastos fijos, sin olvidar que la cantidad de clientes potenciales es ilimitada.

Por último, está demostrada la rápida amortización de la inversión y un alto beneficio desde el principio. De hecho, no hay riesgo, ya que aseguramos el éxito por escrito y recompramos la inversión inicial si no cumple sus expectativas.