Extraer el principio divino, luminoso, medicinal y rejuvenecedor de cada elemento o sustancia es el objetivo de la antigua ciencia espiritual conocida como alquimia. Desde hace 34 años, la compañía catalana Alqvimia, creada bajo esta premisa, trabaja entendiendo la belleza de forma completa, “como una transformación integral basada en la salud y el bienestar, en la búsqueda de un equilibrio, armonía y espiritualidad que trascienden y se reflejan en la belleza exterior de las personas”, según nos explica Idili Lizcano, fundador de Alqvimia.

 

“Es un mercado que crece a un vertiginoso ritmo del 20% anual, mientras que en el producto convencional es del 3,2%”

 

La belleza y los cuidados a través de una cosmética natural son cada vez más demandados por la sociedad. Prueba de ello son las últimas cifras disponibles, en las que se refleja que 8 de cada 10 personas prefieren la cosmética natural o, al menos, un producto que contenga ingredientes naturales. Se trata por lo tanto de un mercado que crece a un vertiginoso ritmo del 20% anual, mientras que en el producto convencional es del 3,2%.

 

Todos los productos Alqvimia se producen en Olot (Girona), en nuevas instalaciones de 2.000 m2 en las que se centraliza toda la I+D, el diseño, la producción y el almacenaje

 

Todos los productos Alqvimia se producen en Olot (Girona), en nuevas instalaciones de 2.000 m2 en las que se centraliza toda la I+D, el diseño, la producción y el almacenaje. La sede se sitúa en el valle del Pirineo, muy cerca de la población de Tortellà. Igualmente próximo se encuentra su Centro de Formación Can Camps, donde se forma a personal interno, profesionales del mundo de la estética y a todas las empresas que quieran fomentar una nueva economía entre sus empleados a través del mindfulness.

 

“Nuestro mercado principal es el nacional, seguido por el asiático, donde comprenden muy bien la filosofía de Alqvimia”

 

“Nuestro mercado principal es el nacional, seguido por el asiático, donde comprenden muy bien la filosofía de Alqvimia. La crisis económica supuso un gran varapalo para el crecimiento sostenido que llevábamos en los años anteriores y, en este último año, hemos mantenido la facturación en 5 millones de euros, con grandes perspectivas de crecimiento gracias a la nueva estrategia de modelo de negocio”, comenta Lizcano.

El sector de la cosmética es un mercado muy competitivo; sin embargo, Alqvimia ha sabido diferenciarse para ser competitivo. “Alqvimia es en sí misma el resultado de una transformación: la recuperación del antiguo arte de la perfumería, así como antiguas fórmulas y técnicas alquímicas de distintas culturas y corrientes, unida a innovadoras técnicas y ciencias contemporáneas en un método único y propio de producción”, explica Lizcano.

Con presencia en 20 países, además de 8 Alquimia Stores & Spa distribuidas entre España, México y Hong Kong, los productos de Alqvimia son distribuidos también en spas de hoteles de lujo y centros de estética de todo el mundo, con el objetivo de acercarse a “aquellos lugares a los que nuestros clientes van con asiduidad para recibir tratamientos spa sublimes, vivir experiencias transformadoras y encontrarse consigo mismos”, subraya Lizcano.

 

“El modelo de franquicia se puso en marcha el pasado año para llegar a zonas en las que aún no tenemos presencia”

 

Respecto a sus tiendas a pie de calle, cuenta con 3 tiendas propias y 5 franquicias. “El modelo de franquicia se puso en marcha el pasado año debido al deseo de querer acercarnos aún más a nuestros clientes y para llegar a zonas en las que aún no tenemos presencia”, añade Lizcano. Para los próximos 3 años tienen previsto abrir 10 nuevas tiendas.

Cómo abrir una franquicia de Alqvimia

Se precisa de un local de un mínimo de 150 metros situado en el centro de la ciudad, en zonas comerciales o en centros comerciales.

En cuanto a la inversión necesaria, el canon de entrada es de 30.000 €, la inversión es de 1.000 €/m2 aproximadamente, los royalties de explotación suponen 500 € al mes y el royalty de publicidad es del 5% sobre ventas.